El Rock Nacional Argentino nació a mediados de la década del 50, como parte de la explosión internacional del rock and roll americano.

En el imaginario popular, se simboliza el nacimiento del rock argentino en 1967 cuando “Los Gatos” compusieron “La Balsa”, en el famoso baño de “La Perla” del Once.

A lo largo de sus mas de 50 años de historia, ha arrojado grandes artistas e iconos que han sabido sellar su historia a base de memorables frases y emotivas melodías musicales.

Listado de frases por nombre de banda

Historia del Rock Nacional en Argentina

A mediados de 1950, un nuevo género musical comenzaba a abrirse paso en Estados Unidos. Era el rock and roll. Este nuevo tipo de música debió ganarse su lugar a fuerza de codazos. Bill Haley y Sus Cometas hacían sacudir a los jóvenes y los sectores más conservadores de la sociedad norteamericana no tardaron en hablar de “posesiones demoníacas”. La fuerza que comenzó a adquirir el rock and roll lo hizo cruzar fronteras muy rápidamente. En Argentina, esta música se sumó muy pronto al acervo cultural, inclusive desplazando a movimientos tan poderosos como el tango el folclore. Así nació la riquísima historia del rock nacional. Una historia que la destaca del resto de habla hispana. Te proponemos tomar La Balsa e iniciar un viaje al pasado que nos lleve a disfrutar de los inicios del Rock Argentino.

imagenes de rock nacional

Los que comenzaron a escribir la historia del rock nacional

La mitad el siglo XX no representa solo una curva en tiempo. Es una curva histórica, marcada por profundos procesos de transformación. La humanidad intentaba recuperarse de los horrores de la II Guerra Mundial. Llegaban a su máximo apogeo los procesos migratorios de millones de familias, debido a la guerra. Los principales países comenzaban a exhibir un cóctel de razas que darían al mundo nuevas expresiones culturales.

Fue en Estados Unidos que, anticipándose a los tiempos de cambios, empezaba a desarrollarse una suerte de fusión entre rhythm & blues, el country y el jazz. Las primeras semillas de lo que luego sería el rock and roll habían comenzado a germinar. Pero, fue la industria cinematográfica la que abrió la puerta a este género musical que sacude hasta hoy los cimientos del arte. En marzo de 1955 se estrenaba la película “Semilla de Maldad”. Fue su tema principal el que sacudió las mentes de los jóvenes. Bill Haley & His Comets interpretaban un tema llamado “Rock Around The Clock” y todo se volvió loco.

La irrupción del rock and roll no tardó en llegar a la Argentina. Los jóvenes colmaron las salas de cine para ver Semillas de Maldad. La historia del rock nacional comenzaba a escribirse. Y lo mejor de todo, fue escrita con una tinta tan indeleble que logró desplazar a géneros musicales, considerados “intocables”.

Los primeros años de la historia del rock nacional

La historia del rock argentino tiene muchas cosas de las cuales enorgullecerse. No pidió permiso para nacer, y desde su acta de nacimiento tuvo una impronta propia. Es cierto que vio la luz prendida del cometa del Bill Haley, pero pronto se ganó el derecho a una existencia propia y destacada.

Aunque pocos lo recuerdan, la historia del rock nacional tiene un “padre fundador”. Él fue Eddie Pequenino que, influenciado por Haley, conformó su propia banda de rock and roll a la que bautizó “Mr. Roll y sus Rocks”.

La banda del naciente rock argentino interpretaba temas adaptados de Bill Haley y otras bandas de rock and roll que comenzaban a brillar en el firmamento norteamericano. Como dato de color, digamos que, a partir de la banda de Eddie Pequenino, comenzaron a surgir otros grupos, subidos a la nueva ola del rock argentino.

Los 5 Latinos” con su parecido a “The Platters” y muchos otros. De hecho, el grupo liderado por Estela Raval llegó a compartir escenario con “The Platters” y ser invitados al show de Ed Sullivan.

Pero, si hay algo que caracterizó a la historia del rock nacional fue su enorme esfuerzo por construir un movimiento musical en español. El rock and roll comenzaba a cantarse con tonada argentina y no le fue nada mal.

Los gloriosos años 60 para la historia del rock nacional

La década de 1960 jugó un papel trascendental en las influencias que le darían forma definitiva a la historia del rock nacional. Los grandes acontecimientos políticos mundiales tendrían una influencia decisiva en la juventud y en la cultura.

Los jóvenes de todo el mundo ganaban las calles contra la intervención norteamericana en Vietnam. En Checoslovaquia, intelectuales y obreros se enfrentaban a la confiscación política de sus ilusiones por parte de la burocracia soviética. En Francia, los estudiantes nos decían que había llegado el momento de llevar “la imaginación al poder”. Muchos otros acontecimientos se destacaron en esta década donde la juventud fue su protagonista absoluta.

El rock argentino no estuvo al margen de esta fuerte influencia. Tampoco los acontecimientos políticos.

En el principio de la década, un joven Roberto Sanchez se hacía conocido por liderar lo que se consideró la primera banda típica de rock and roll: Los del Fuego. En sus conciertos, Sandro imitaba los movimientos de alguien que estaba sacudiendo los escenarios en EE. UU.: Elvis Presley.

Mientras tanto, a comienzos de la década, en un tugurio under de Hamburgo, cuatro ingleses se ganaban la vida tocado rock and roll. Eran buenos, sus líderes y compositores, John y Paul decidieron que era tiempo de salir del sótano. The Beatles comenzaba a escribir una de las páginas más gloriosas de la historia del rock en el mundo.

Las incipientes bandas de rock argentino supieron darle una mejor acogida al rock británico que al de los “padres fundadores”. La beatlemanía se hacía cargo de los nuevos vientos. Allí se destacaron bandas como Los Shakers, donde hacían su debut los hermanos Fattoruso, Hugo y Osvaldo.

La historia del rock nacional se sube a La Balsa

Los ’60, se consolidaban como cuna de grandes transformaciones. Fidel Castro declaraba el “carácter socialista de la Revolución Cubana” y en Buenos Aires, nuevos movimientos culturales hacían su aparición.

El Instituto Di Tella y los bares de Corrientes y Florida eran el lugar de reunión para que, intelectuales y artistas, dieran paso a una nueva perspectiva. La cultura pop y la música beat comenzaban a tener su propio capítulo en la historia del rock nacional.

El concepto rock nacional tenía sello propio. Los bares, con sus trasnoches, recibían a roqueros en busca de un lugar donde charlar y hacer sonar sus acordes. Cuenta la leyenda que fue en el baño de la “Perla de Once”, donde Tanguito dio vida a la letra de la canción más emblemática de la historia del rock nacional: La Balsa.

la perla del once frases de rock

Este tema es considerado el punto de partida del rock progresivo. Fueron Lito Nebbia y Sus Gatos Salvajes los responsables de los acordes.

En 1966, el grupo Los Beatnicks se convirtieron en los primeros en abandonar las imitaciones y comenzar a componer sus propios temas. Dos grandes nombres de la historia del rock nacional surgieron de esta formación, Alejandro Martínez y Moris.

1968 es el año en que hizo su aparición La Joven Guardia, banda liderada por Roque Narvaja y un año después, los festivales juntaban a roqueros y músicos en una explosión de alegría. Era su lugar en el mundo.

Sobre el final de la década, una banda marcará toda la historia del rock nacional: Almendra. Su líder, Luis Alberto Spinetta se habrá de convertir en un referente para todas las generaciones futuras del rock argentino.

Los ’70, explosión y dolor

Almendra no logró sobrevivir al primer año de la nueva década. Spinetta formará Pescado Rabioso y en el resto de los integrantes estará el germen de Color Humano y Aquelarre. Dos bandas con una factura musical increíble. El rock progresivo ya era una realidad en Argentina.

Desde Quilmes, al sur del Gran Buenos Aires, el tren trajo a Vox Dei, Willy Quiroga y Ricardo Soulé lideraban la banda. Su trabajo, La Biblia, marcó a generaciones por años.

El comienzo de la década del 70 fue el momento para que la historia del rock nacional tomara caminos diversos.

A las bandas cultoras de una producción musical exquisita, se sumaba el rock pesado. Con una fuerte influencia del Heavy Metal, Billy Bond y La Pesada del Rock and Roll harán la punta de este nuevo giro. Pero, fue Pappo Napolitano y su banda Pappo’s Blues quien llevó el metal a la cumbre.

Los escenarios no abundaban. Los festivales eran el lugar apropiado para que las bandas y sus seguidores se expresaran su amor mutuo. Mientras tanto, en el mundo, Estado Unidos volvía derrotado de Vietnam y el movimiento hippie se colgaba una medalla digna de admiración.

Fue en uno de esos festivales que un dúo de casi adolescentes desconocidos se presentarán en sociedad y cambiarán para siempre la historia del rock nacional. Charly Garcia y Nito Mestre eran Sui Generis.

spinetta charly garcia

El festival B. A. Rock fue el escenario apropiado para que los nuevos dioses que ocuparán el Olimpo del rock argentino comenzaran a mostrarse. Raúl Porchetto, León Gieco, Arco Iris liderado por Gustavo Santaolalla y Pedro y Pablo conquistaban a las nuevas generaciones.

Para esos momentos, Argentina pasaba por un duro proceso político y grupos de extrema derecha atacaban las expresiones culturales, nacidas en la primavera de nuestra historia del rock nacional.

Adiós Sui Generis

En 1975, Charly y Nito decidían que era el momento de tomar caminos separados. Sui Generis, luego de tres maravillosos discos se despedía. Miles y miles de jóvenes colmaron el Luna Park durante dos jornadas para decir “Adios Sui Generis”.

La despedida de Sui Generis fue algo así como un fuerte presagio de una larga noche que se apoderaría de Argentina. El accionar de bandas fascistas como la Triple A anticiparon lo que habría de producirse el 24 de marzo de 1976. Comenzaba la dictadura militar en Argentina.

Muchos músicos debieron partir al exilio. La lista de temas censurados era tan extensa que parecía que los uniformados querían borrar las huelas de la historia del rock nacional. Pero, los que quedaron, tuvieron el ingenio y la valentía de seguir componiendo para una juventud que quiso ser regimentada.

Charly García dio vida a la Maquina de Hacer Pájaros y poco tiempo después, a una de las más grandes bandas del rock nacional. Nacía Serú Girán. Junto a David Lebón, Pedro Aznar y Oscar Moro dieron vida a un grupo que, a pesar de la censura, fue un ícono.

Los ’80, ocaso y Malvinas

La censura empujó a los músicos a buscar nuevas expresiones y experiencias en la composición. Una nueva generación buscaba su lugar en la historia del rock nacional. Soda Estéreo, Virus y otras bandas noveles asomaban en el firmamento.

soda stereo

La dictadura militar argentina entraba en su etapa de declinación. En su intento desesperado por salvarse, intentó una recuperación militar de las Islas Malvinas. La Guerra de Malvinas terminó convirtiéndose en una nueva oportunidad para las bandas de rock. Durante la guerra con el Reino Unido, el gobierno prohibió la difusión de música en inglés. Las emisoras de radio y televisión comenzaron a pasar los temas del rock argentino.

La derrota argentina en Malvinas fue el fin de la dictadura. La historia del rock nacional comenzaba a recuperar su esplendor. El regreso de la institucionalidad al país le dio nuevos aires al rock argentino.

Así, los años ochenta se llenaban de rock. Miguel Abuelo, Soda Estéreo y Virus recibían a nuevas bandas de culto. Luca Prodan y Sumo convocaban multitudes. Patricio Rey y Los Rendoditos de Ricotta sacudían los escenarios con su impronta de banda independiente.

Bandas como Bersuit Vergarabat, Divididos y Las Pelotas – estas dos últimas, resultado de la desaparición de Sumo – dominaron los escenarios de los ’90. Detrás de ellos, nuevas conformaciones perduran hasta hoy.

No hay anónimos en la historia del rock nacional. Necesitaríamos cientos de páginas solo para nombrar a todos aquellos que hicieron del rock argentino una de las más hermosas expresiones artísticas.

La historia del rock nacional es, tal vez, junto a los pioneros norteamericanos y británicos, una de las más ricas del mundo. Numerosos grupos han ocupado escenarios internacionales. Desde que Eddie Pequenino, que con audacia nos introdujo el rock and roll, podemos decir: Larga vida al rock nacional.

luca prodan