Frases de Patricio Rey y Sus Redonditos De Ricota

logo patricio rey y sus redonditos de ricota

Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota fue una banda de Rock Nacional Argentino, más conocida como Los Redondos, dieron sus comienzos en el año 1977 en La ciudad de La Plata.

Banda Liderada por Carlos “Indio” Solari y segundo al mando Eduardo Federico “Skay” Bellinson. Una de las principales cualidades de la banda es que siempre fueron independientes y autogestionados, alcanzando la cima del Rock Nacional al poco tiempo. Marcaron un antes y después en la música nacional y en las grandes masas de público que los siguieron a todos sus shows. El 2 de Noviembre del año 2001 anunciaron la disolución de la banda, dejándonos grandes canciones y frases. Aquí les presentamos una selección de las mejores.

Las mejores frases de Patricio Rey y Sus Redonditos de Ricota

Gualicho de olvidar, apretado en las manos. Las despedidas son de esos dolores dulces

Penas del corazón que duran, siempre, menos que las de la prisión. ¡Chivato!

Quedate con el vuelto, mula de la enfermedad, pobrete que sos tropa de la guita y chimpancé, quedate esa petaca con saliva y nada más, mordiéndote la lengua por poco me engañás

Ella es la que más brilla a esta hora. Cree que es invisible esta vez a los ojos de todos los tontos, que saben su lunar

Bendita sea su vieja pick-up, lo echó de la cabina y se desvió. Lo escupió y desbarrancó, y al borde del abismo lo dejó. –Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, Pool, averna y papusa

Verte feliz no es nada, es todo lo que hacemos por ti. Tuve temprano entre mis manos mi boleto, y oí que en el ensayo ya chingaban nuestra onda y pensé: con la lechuza que circula ya no se puede más para gastarlo

Hay buitres en la tele que quieren matar con carnadas finas te van a matar, dale que va. ¡Estás frito, angelito!

logo patricio rey y sus redonditos de ricota

Si tus peligros son tan sensatos, casi sin arrebatos, y sos prudente en la tiniebla, y con los gatos

Se de alguien que enturbia sus sentidos para tener lugar en la balanza, de las brutales risotadas hemorragias, de la pavada celestial de la avalancha

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *